EN VENEZUELA, ALGO PARA REIR ANTES QUE BOTEN AL CARICATURISTA