GARCÍA MARGALLO TAMPOCO VISITÓ AL CABALLO