Mostrando entradas con la etiqueta amor imposible. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta amor imposible. Mostrar todas las entradas

El enamorado y el olvido

A mi me parece que el enamorado no desea el olvido, lo que quiere es que el objeto de su amor modifique su preferencia pero no el olvido, el enamorado quiere perseverar en su amor, el que esta enamorado de veras con esa espantosa pertinacia que bloquea la mente y el alma con esa cerrazón ciega del enamorado contrariado, no quiere olvidar, se quiere acordar. Y si alguien le trae en una mano el olvido y la otra el sufrimiento, el tipo elije el sufrimiento, porque le parece que ahí se esta retemplando, y le parece (y le parece mal) que el objeto de su amor, que la persona amada va a registrar ese acto de nobleza, va a registrar que el eligió no olvidarla y eligió sufrir, lo va a registrar en esta o en otra vida, o que algunas entidades divinas van a registrar ese acto de nobleza y lo van a recompensar. Alguien va a venir, un ángel pongamos por caso y le va a decir “has sido noble, has elegido el sufrimiento en vez del olvido, entonces te daré el siguiente don: la persona que tu amas te amara” bueno todo eso cree erróneamente el enamorado, porque no sucederá eso, ese gesto de nobleza, de supuesta nobleza de elegir el sufrimiento y no el olvido, nadie lo va a registrar como positivo, nadie. Menos que nadie la persona que el ama, que registrará eso como un gesto de locura. “¿Que hace una persona decente cuando uno no la quiere? Te olvida. Y este no, en vez de olvidarme, cosa que me permitiría librarme de su presencia molesta en todas partes, no, elige sufrir ¿y que me produce a mí que soy el objeto de su amor? Culpa. Yo quisiera que el no sufriera pero no porque me importe él, sino porque no quiero que me moleste.”

Es decir, de esa manera tan mezquina se produce la cosa, así que nadie va a tirarse de una roca, y si se tira va a hacerlo quizás mas para matarse que para olvidar, pero ni tampoco porque le interese poner fin a su vida, no, le interesa mas hacer algún efecto en la persona que el ama, como un último intento, un último intento de seducción, la muerte, el joven Werther, se mata. A ver, atajate esta, ¿así que no te gusta el saco que me he comprado para seducirte? Fenómeno, ¿así que no te gustan los versos que te he recitado? Fenómeno, ¿así que no te gustan los músculos que me han salido de tanto ir al gimnasio? Fenómeno, a ver si te gusta esto. Y se tira del risco de Leucade, ¿para que? Para matarse! Piensa ‘ahora va decir’ “oh, este se ha matado por mi: ¡como lo amo!”.

Tampoco va a suceder eso porque el enamorado rechazado no tiene salvación en ninguna vida, es el peor de los castigados posible de la historia y de la economía humana. El asesino arrepentido tiene un perdón y tiene un lugar entre los justos si se arrepiente a tiempo, el que fue pobre también, el que fue victima de injusticias también, quizá hasta en esta misma vida la injusticia pueda reparase, pero el que no fue querido, el que no fue amado por alguien, ese no tiene salvación, ese es el único condenado cierto de cualquier régimen punitorio de cielos y el infierno. Porque cuando se vaya al cielo (si se va) y yo calculo que un enamorado rechazado no va al cielo nunca, si se va al cielo con la esperanza de que allí va a ser recompensado por aquellos gestos que tuvo, que al el le parecen fantásticos, lo que va a encontrar en el cielo es a la mina que al el le gustaba con otro tipo, el mismo con el cual la vio una tarde en la vereda de su casa, el mismo tipo. Este hombre llega al cielo “y ahora por fin, ahora que me he muerto etc”. Espera que se muera la mina y dice, ‘bueno ahora ya esta, a ver que pasa: la mina del bracete otra vez con el mismo tipo. En el infierno ni que hablar…

Así que yo lamento tener que decir esto, pero es completamente ineficaz, el que se enamora y no lo quieren tiene una sola salida, una sola, que es el camino que conduce a otra persona, esa es la única salida, hay que huir, en dirección a otra persona, cuando uno tiene la desgracia de enamorarse de alguien que no lo quiere, corra, corra! Corra pero muy ligero hacia otra mujer, hacia otro hombre, y arrójese en sus brazos. Busque a la que perdió allí, no busque nunca abrazos que no lo quieran, nunca, no lo haga.


Alejandro Dolina


Amor improbable

Lunes 11 de mayo de 2009

“Realmente, ¿En qué estaba pensando? ¿En que vendrías a buscarme algún día? ¿En que algún día me amarías como yo te amo? ¿En que verdaderamente te importo siquiera un poco? ¿En que en algún momento del día pensás en mí? ¡Es absurdo! Me siento tan tonta…desperdiciando tanto tiempo de mis pensamientos dedicados a vos. Desperdicié horas de mi vida llorando por tu amor, por ese amor que nunca tuve y ahora veo que nunca tendré. Desperdicié y derroché palabras, poemas de amor, sentimientos de cariño y aprecio hacia una persona a la que ni siquiera le importo, que ni siquiera se acuerda que existo, que ni siquiera es mi amigo.
Ya no aguanto estar tan lejos de vos. Me enteré que estás saliendo con alguien. Bien por vos. No voy a mentir diciendo que me alegro porque no es así ciertamente, pero tampoco voy a decir que me pone mal. Es más, siento que me estás ayudando. Ayudándome a olvidarte. Y lo bien que hacés, porque sé que lo nuestro es un amor imposible e inalcanzable. Cada uno tiene que seguir su vida. Me duele decirlo, pero tal vez nuestro destino no sea estar juntos.
Desde que te conozco, con lo único que sueño es estar a tu lado…sentirme feliz y protegida junto a vos. Nunca antes me había pasado con alguien. Era una cosa que cada vez que te veía me brillaban los ojos. Mi soledad ya no existía, mi alegría se contaba con tus sonrisas, mi dolor con tus lágrimas, mis sueños eran sobre vos, mi contención tus abrazos, las caricias tus manos y el amor eras vos.
Yo…siendo tan orgullosa, ¡era capaz de bajar la mirada al verte pasar! Era capaz de dar la vida por vos. Lo eras todo para mí, y te juro que nunca en mi vida sentí dolor tan grande como este que siento ahora, el dolor de haberte perdido, el dolor de que te hayas alejado, el dolor de que me trates con indiferencia, el dolor de saber que te vas sin siquiera saber lo mucho que te amo.
Las cosas ya no son lo que eran.  Lo que antes era un sueño, es ahora una pesadilla… ¡y quiero despertarme! Me siento débil y derrotada, ya no tengo fuerzas para seguir adelante. Mi corazón tiene un límite, y creo que hasta aquí llega. Sé que dije que podría amarte por siempre, pero siempre es mucho tiempo, y a medida que pasan las horas yo más me desespero y más cuenta me doy del daño que me hace que estés en mi corazón.
Mi corazón partido está… ¿de qué me vale llorar si la herida ya fue provocada? Cuando te fuiste en busca de otro amor…yo me quedé sola y sin una parte de mi corazón, porque te extrañaba cada día más y más. Me robaste mi otra mitad. ¡Que ignorancia la mía! Me entregué como si nada. ¡Te amaba tanto! Y es increíble como alguien puede romper tu corazón, y sin embargo sigues amándole con cada uno de los pedacitos que te quedan.
Me equivoqué con vos. No sos el amor de mi vida como pensaba hasta hace unos minutos. Vos tenés tu vida, yo tengo la mía. Tengo que seguir adelante, así sea que no tenga el valor para hacerte a un lado, tengo que hacerlo porque ya no soporto este frío dolor que me congela el alma, me cierra los ojos, me tapa los oídos y me aleja de la realidad, de la triste realidad de la que formo parte.
¡Basta! Hasta acá llegué. No me pidas más. No puedo amarte más”.



"Es mejor haber amado y perdido que jamás haber amado". Alfred Tennyson

Amor imposible es saber que pudo haber sido, si hubiera actuado a tiempo, si hubiera sabido... Amor improbable es tener la conexión y saber que el tiempo no lo permite, por una cosa o por otra, es algo lejano... 

Y a pesar de todo no pierdo las esperanzas. La vida cambia constantemente y cuando menos lo esperas te da la mejor sorpresa. De nada me arrepiento, pero me arrepentiría si te vuelvo a tener y te dejo ir sin luchar.

 Amor imposible es conocerte y no tenerte. Pero así es la vida y si debe ser será, si tenemos que estar juntos, vamos a estar, y si no, tal vez en la próxima vida. Mi imaginación no tiene limites, y en ella he vivido un millón de vidas contigo y en cada una fuimos felices. Amor improbale me dice que todavía puedo hacer mis sueños realidad. Me dice que todavía estás ahí... 

Porque lo improbable es por definición probable, lo que es casi seguro que no pase y que puede pasar. Y mientras haya una posibilidad, media posibilidad entre mil millones de que pase, vale la pena intentarlo.