Mostrando entradas con la etiqueta decoración. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta decoración. Mostrar todas las entradas

La soga - Alfred Hitchcock


Aunque no está considerada una de las mejores películas del director, La soga es uno de mis Hitchcock favoritos. Basada en la obra teatral de Patrick Hamilton está inspirada en un crimen real, el caso de dos estudiantes de universidad Leopold y Loeb que mataron en 1924 a un chico de 14 años sin más móvil que saber si podían llevar adelante un crimen perfecto. Mientras que la obra de teatro original se escribió en 1938, la película fue realizada después de la Segunda Guerra Mundial y fue adaptada por Arthur Laurents y Hume Cronyn. Hitchcock quiso ser fiel a su origen teatral y mantuvo las tres unidades dramáticas clásicas: tiempo lugar y acción. También experimentó realizándola sin cortes haciendo coincidir el tiempo en ficción con el real.
Uno de los aspectos más comentados de la película es la inclusión de personajes homosexuales, algo audaz para la época. Probablemente la primera vez que la vi no me habría dado cuenta de no haberlo sabido de antemano. Podría estar más claro en el caso de Brandon y Philip por las miradas y sutiles insinuaciones del guión. Rupert Cadell al parecer es el único que exhibe amaneramiento en la obra de teatro, pero el personaje fue cambiado sustancialmente para que lo interpretara James Stewart.
En un principio se pensó en Cary Grant para el papel de Rupert y en Montgomery Clift para Brandon o Philip. La elección de Stewart fue sorprendente ya que se le conocía por sus interpretaciones de americano medio, integro y honesto en las antípodas del misántropo intelectual Rupert Cadell. Resulta interesante pensar que hubieran hecho con el papel actores como James Mason, Ray Milland o George Sanders. James Stewart consigue ser convincente en su monólogo final y no tan convincente cuando esgrime máximas filosóficas misantrópicas. Finalmente se eligió a Farley Granger y a John Dall para interpretar a Philip y a Brandon. Éste último me parece que realiza una excelente interpretación. Antes y después de La soga se dedicaría al teatro y eso se nota, pero al ser la película también una obra de teatro éste tipo de actuación da energía al personaje y eleva la película.




Philip Morgan y Brandon Shaw cometen un crimen porque no se creen restringidos por la misma moral que el resto de los mortales y quieren saber lo que se siente. Eligen como víctima a David, un antiguo compañero de colegio. Para coronar su obra celebran una fiesta a la que están invitados los padres y a la prometida de David.
Al hacernos presenciar el asesinato al comienzo la única pregunta que queda por resolver es si los invitados descubrirán el cadáver. La sangre está ausente, pero quedan la audacia del macabro festín en torno al cadáver y escenas llenas de detalles brillantemente realizados. Uno de mis favoritos es cuando la puerta se balancea dejando ver a Brandon que guarda la cuerda en el cajón de la cocina.
El espectador se siente culpable por apreciar los momentos de humor negro (por ej. el detalle de regalar al padre de la víctima unas primeras ediciones atadas con el instrumento del crimen) mezclada por la anticipación de la pena que sentirá el ahora preocupado padre de David (eficaz Cedric Hardwicke) y la ausente madre por la pérdida de su único hijo.
Durante la película se muestran las diferentes actitudes de Brandon y la de Phillip ante el mismo hecho. Brandon está excitado por el crimen hasta que aparece Rupert en escena y los nervios comienzan a aflorar en él también. Ese nerviosismo en alguien normalmente tan desenvuelto y lleno de aplomo como Brandon es un claro indicador para Rupert de que algo grave tiene que haber sucedido. Philip por su parte se siente en seguida dominado por la culpa. Resulta natural pensar que alguien que ha cometido un crimen tendría que sentir un sentimiento de culpabilidad ineludible y venirse abajo. Pero ¿es realmente así en la mayoría de los casos? Yo más bien pienso que el sentimiento de culpabilidad es de las cosas peor repartidas en el mundo, algunos lo sienten por nimiedades y otros no lo llegan a sentir ni ante los mayores crímenes. Lo sorprendente para mi es que Phillip accediera a matar en primer lugar.
Otra cuestión interesante es si la influencia del profesor Rupert Cadell es en parte culpable de lo que han hecho sus alumnos. Rupert se burla amablemente de los invitados que no están a la altura del trío que forman Brandon, Philip y el propio Rupert. Más tarde se horroriza cuando ve sus ideas puestas en práctica y dice que sus teorías se han malinterpretado, pero ¿de qué otra forma se podían interpretar?
En el aspecto estilístico me resulta interesante ver un reflejo de los años 40 y de cómo han cambiado las cosas desde entonces. Supuestamente se trata de jóvenes universitarios, pero su manera de comportarse y de vestir es completamente diferente a la de de los universitarios actuales. No sólo es que la forma de vestir sea más formal, sino que también demuestran una gran sofisticación en otros aspectos de la vida diaria. El apartamento de Brandon en el que los cuadros, la cristalería, cubertería etc. han sido elegidos cuidadosamente. Igual que el menú y las bebidas que se ofrecen a los invitados que también han sido escogidos entre lo mejor.
En las fotos de arriba detalles del apartamento

Una casa en el Monte Rushmore




Una de mis casas favoritas de películas es la casa que utilizó Hitchcock para Con la muerte en los talones (North by Northwest). Es una casa situada en el Monte Rushmore que recuerda las del estilo de Frank Lloyd Wright, pero en realidad no lo es. La razón principal para no utilizar una casa del propio Wright fue que resultaba muy caro. Al final fueron los propios diseñadores de la Metro los que se encargaron de desarrollar la idea.
De esta casa me gusta especialmente el diseño pendiendo de la montaña, pero también me gustan mucho los interiores. Los muebles son modernos y aparecen con profusión figuras y objetos de arte de lugares exóticos.

Match Point comparada (II)








En Match Point a la visión de Woody Allen del mundo y su moralidad que ya había explicitado en “Delitos y faltas” se añade una reflexión sobre la suerte. Cuando surge en la conversación el trabajo de actriz de Nola comienzan a hablar de la suerte. Chloe dice que no cree en la suerte que el trabajar duro es lo importante. Según Chris el trabajo duro es esencial, pero todo el mundo tiene miedo de admitir lo importante que es la suerte. Es curioso que sea Chloe que es rica de nacimiento la que defienda la postura del éxito a través del trabajo y Chris el joven arribista la importancia de la suerte. No creo que esto sea intencional por parte de Allen, pero es coherente que a los ricos les guste pensar que triunfan porque lo merecen por su trabajo. Por otra parte, también es normal que los pobres que aún no han llegado valoren otros factores que entran en juego para triunfar como la suerte. Yo estoy de acuerdo con Chris y Woody Allen en que además del trabajo cuenta la suerte, pero también creo que cuentan otra serie de factores como el talento y las circunstancias como por ej. nacer en según que familia.
La primera parte de Match Point parece salida de una novela de costumbres de Henry James donde se describe la ascensión social de un joven a la vez que el mundo al que llega a acceder. Esta primera parte de Match Point me recuerda a otra película “Herida” de Louis Malle. Las dos películas retratan el mismo mundo de la alta sociedad londinense con una estética muy cuidada. No es la única vez que cineastas extranjeros retratan el sistema de clases británico, lo han hecho también Ang Lee en “Sense and Sensibility” y Robert Altman en “Gosford Park”, pero estas películas son de época. El francés Louis Malle y Woody Allen en cambio actualizan el retrato de la sociedad de clases británica.
En las fotos aparecen escenarios de ambas películas.
1 La casa de campo digna de una producción Merchant-Ivory que en el caso de Herida se llama Hartley y en el caso de Match Point Hedley.
2 Los imponentes comedores familiares de dicha casa campestre.
3 y 4 La casa londinense decorada de forma clásica.

Introducing Sociology


Ravelstein había acabado por admitir que era importante observar el aspecto de las personas. No basta con conocer sus ideas, sus convicciones teóricas y sus opiniones políticas. Si uno no tiene en cuenta el corte de pelo, la caída de sus pantalones, sus gustos en materia de camisas y blusas, su manera de conducir o de comer, el conocimiento que se tiene de esa persona es incompleto.
Ravelstein, Saul Bellow
Para saber como es una persona lo mejor para mí es ver su casa, abrir sus armarios y leer los títulos de sus libros. Los reportajes de las revistas en los que la gente enseña sus casas y posa delante de sus armarios y especialmente de sus estanterias de libros me interesan bastante. Esfuerzo la vista, intento leer los títulos y cuando lo consigo la información es reveladora. Mi interés alcanza las novelas y las películas. Me gusta saber que comen, como visten y decoran sus casas y que es lo que leen los personajes de ficción. Cuando veo un dvd a veces apriete el pause para observar los detalles. En “The Squid and the Whale” (Una historia de Brooklyn), Bernard aparece leyendo “The Victim” de Saul Bellow y eso da bastantes pistas sobre como se ve a sí mismo. En “Metropolitan” de Whit Stillman, Tom tiene en su mesilla de noche “La decadencia de Occidente” de Oswald Splenger en probable alusión al futuro incierto de una clase social y puede que de una civilización entera.
En la habitación de Domino, la prostituta de “Eyes Wide Shut” de Stanley Kubrick aparece un libro titulado “Introducing Sociology” parece ser que en el primer guión ella comentaba al Dr. Bill Hartford (Tom Cruise) que era estudiante, pero que trabajaba de prostituta cuando estaba corta de dinero para pagar la matricula de la universidad. Un artículo sobre las posibles implicaciones sociológicas de la película en este link:

http://www.visual-memory.co.uk/amk/doc/0096.html



Me llaman la atención los cuadros que aparecen en la película y que están pintados por Christiane Kubrick, la mujer del director. Alice Hartford (Nicole Kidman) trabajaba en una galeria de arte. Me gustan los cuadros de la señora Kubrick.










El armario de las medicinas y de las drogas.




Jeeves y Wooster



Jeeves y Wooster es una serie de televisión ambientada en los años 20 y basada en los libros de P. G. Wodehouse que tienen como protagonista a Bertie Wooster y a su criado Reginald Jeeves. Bertie es un joven algo simple de clase acomodada que lleva una tranquila y ociosa existencia en su apartamento londinense con habituales excursiones al Club de los Zánganos donde se reúne con sus amigos. Muy a menudo visita las mansiones que tienen en el campo sus familiares y conocidos. Jeeves es su ayuda de cámara (no confundir con mayordomo), un hombre de gran inteligencia que saca a Bertie de todos los apuros en los que se mete. Jeeves es bastante más culto que Bertie y posee conocimientos sobre las más insospechadas materias. Los únicos desacuerdos entre los dos vienen dados por sus distintas opiniones en cuanto a la elegancia de ciertas prendas de vestir.
Otros personajes que pueblan el mundo de Wodehouse son las tías de Bertie; tía Dahlia y tía Agatha que tienen mucho carácter e intentan manipularle para conseguir sus propios fines. Entre los amigos de Bertie está Richard “Bingo” Little que destaca por su enorme facilidad para enamorarse o Augustus “Gussie” Fink Nottle el apasionado del estudio de las salamandras. En estas novelas también se hace mofa del movimiento fascista inglés liderado por Sir Oswald Mosley que es retratado en las novelas como Roderick Spode. Dicen que si el movimiento fascista no prendió en Gran Bretaña como en Italia o Alemania fue debido a la capacidad de auto ironía inherente al sentido del humor inglés y no me parece una idea muy descabellada.

Agatha Christie era admiradora de Wodehouse y le dedicó una de sus novelas “Las manzanas”. En “El misterio de las siete esferas” se puede rastrear claramente la influencia de Bertie Wooster y el resto de los asiduos al Club de los Zánganos en los jóvenes aficionados a las bromas y a las apuestas que si trabajan lo hacen a título de elementos ornamentales en el Foreign Office y que usan diminutivos como Socks, Pongo o Bundle.
Cuando comencé a leer mi primera historia de Wodehouse “El inimitable Jeeves” me gusto enseguida y me hizo sonreírme a menudo. Leí ávidamente otros libros de Jeeves, pero me terminaron por cansar un poco. No obstante, recomendaría leer al menos uno de ellos para animar un día. La serie tiene el enorme aliciente de las localizaciones en aristocráticas casas de campo. El actor que interpretó a Bertie fue Hugh Laurie (House), mientras que Stephen Fry (Los amigos de Peter, Wilde) se encargo de dar vida a Jeeves.
En la foto se puede ver la biblioteca de una de estas casas con interesantes elementos arquitectónicos.

Howard's End


Howard's End trata sobre tres familias: la rica burguesía dedicada a los negocios representada por los Wilcox (Henry Wilcox, su esposa Ruth y sus hijos Charles, Evie y Paul), la clase media-alta culta e intelectual representada por los hermanos Schlegel (Margaret, Helen y Tibby) y la clase media-baja representada por el oficinista Leonard Bast y su amante Jacky. Se exploran diversos temas como la oposición entre materialismo e idealismo, emoción contra pragmatismo, la relación entre clases sociales y los vertiginosos cambios sociales que experimenta Inglaterra a principios del siglo XX.
La lectura de esta novela puede suscitar muchísimos debates interesantes sobre temas y personajes. Margaret y Helen han sido comparadas en ocasiones con Elinor y Marianne Dashwood de “Sense and Sensibility” y es verdad que existen bastantes semejanzas. Margaret como Elinor es flexible y sensata. Helen como Marianne es emocional y apasionada. Pese a todo, las Schlegel me parecen personajes más complejos e interesantes que las Dashwood. El pensamiento de Margaret y Helen es libre e inconformista, ellas se revelan y cuestionan las convenciones sociales en distintas ocasiones a lo largo de la novela, Elinor y Marianne nunca.
Margaret y Helen son idealistas e impulsivas, pero Helen dramatiza y cae en los extremos. Entiendo la estupefacción de Helen ante el matrimonio de Margaret porque Henry Wilcox representa todo lo que Margaret y ella desdeñan más en el mundo; el materialismo, la falta de imaginación y de compasión. Él a su vez desprecia lo que ellas valoran; las relaciones personales, el arte, el pensamiento... Parece increible que Margaret pueda enamorarse de Mr. Wilcox. La clave podría encontrarse en que Margaret valora cosas que no cuentan para Helen como la necesidad del trabajo y la energía de gente como los Wilcox para la consecución del progreso material que finalmente beneficia a los Schlegel. Margaret cuenta además con cambiar a su marido y hacerle conectar pasión y prosa. Esta en un error porque una persona sólo cambia cuando desea hacerlo y Henry esta satisfecho consigo mismo. Sólo la tragedia final le hunde y le obliga a cambiar.
El carácter de la casa es definido para Margaret por sus habitantes y por la conversación. En la película de Ivory la ambientación que le han dado a la casa de los Schlegel es un gran trabajo. Refleja perfectamente la personalidad de sus habitantes cálida, culta y acogedora. Esta llena de arte, de libros y de herencias familiares (además de tener un impecable juego de té de plata, tan típicamente inglés). Es una de las casas de cine que más me gusta.

En este blog se van mostrando las distintas casas que aparecen en la película y las fotos (capturas de pantalla) son muy buenas.

Tom Ripley y el cine


Se han editado en un solo tomo las cinco novelas que escribió Patricia Highsmith con Tom Ripley como personaje principal:
The Talented Mr. Ripley (1955), El talento de Mr. Ripley
Ripley Under Ground (1970), La máscara de Ripley
Ripley's Game (1974), El amigo americano
The Boy Who Followed Ripley (1980), Tras los pasos de Ripley
Ripley Under Water (1991), Ripley en peligro
Ripley es para mí uno de los mejores personajes de la literatura negra. Las novelas de Ripley han sido llevadas al cine en varias ocasiones con actores como Alain Delon, Dennis Hopper, John Malkovich y Matt Damon. En concreto la primera de la saga, “The Talented Mr. Ripley” ha sido adaptada dos veces. La primera vez con el título de “A plein soleil” en 1960. La segunda y más conocida versión fue realizada por Anthony Minghella en 1999 y se titula igual que la novela. Aunque “A plein soleil” me parece superior, la película de Minghella es una buena variación sobre el tema.
Hace mucho que no veo ninguna de las dos versiones, pero tengo muy buen recuerdo del Ripley de Alain Delon. Frío, maquiavélico y psicopático, el único pero que podría ponersele es que es demasiado guapo para desear ser otra persona. Alguien así esta acostumbrado desde siempre a la admiración y no suele ser inseguro, con todo y con eso la propia Highsmith reconocía su predilección por la interpretación de Delon. Matt Damon como Ripley en “The Talented Mr. Ripley” (1999) es más anodino y tiene unos problemas de conciencia inexistentes en la novela y en “A plein soleil”. Jude Law es un Dickie Greenleaf encantador y carismático que hace comprensible la fascinación de Tom por él. Por otra parte en “A plein soleil” Maurice Ronet le hace más antipático y duro y por tanto también muy comprensible por tanto el deseo de Tom de cargarselo.
“The Talented Mr Ripley” es una película muy atractiva en cuanto a vestuario y localizaciones. La casa de Dickie en el ficticio pueblo costero de Mongibello me gusta especialmente por su luminosidad, sencillez y por el arco que separa visualmente las dos estancias. También en Alias la casa de Sydney esta pintada de blanco y tiene un arco similar.